FAQ

El copago es una forma de financiación aplicada a algunos servicios de salud, en donde el usuario paga una parte del coste del tratamiento, medicamento o visitas médicas. Esta vía de financiación se puede aplicar tanto a la sanidad pública o privada.

La cantidad que se suele pagar puede ser desde 1 a 100 euros y en la mayoría de los casos, el importe se agrega al pago total a cancelar en el siguiente mes. Este tipo de pólizas son adecuadas para aquellas personas que buscan atención sanitaria de calidad, sin embargo, no son de acudir habitualmente a un médico.

Se debe tomar en cuenta que cuanto más barato sea el precio de la prima, mayor serán los copagos a pagar por cada servicio médico. 

A pesar de esto,  la implantación de esta modalidad se ha convertido cada vez más habitual ya que cuenta con múltiples ventajas, dentro de las cuales se encuentran:

  • Permite a los beneficiarios pagar menos mensualmente por su seguro de salud. Las primas con copago son más ajustadas y bajas.
  • El copago permite al usuario pagar por lo que necesita, es decir, si necesita acudir a una consulta o servicio sujeto a copago; sólo lo deberá pagar por la vez que lo necesite.
  • Control sobre gasto sanitario: El usuario acudirá a consulta sólo cuando realmente lo necesite; asumiendo de esta manera la parte de copago que le corresponda.
  • El usuario con un sistema de copago tendrá derecho a disfrutar de los mejores tratamientos de la sanidad privada a través de un pago mínimo proporcional. De esta manera, se evita que el usuario renuncie a este tipo de ventajas por un problema económico.

Sí quieres saber más sobre qué es un copago y el uso de este haz click aquí.  

El periodo de carencia es el tiempo que existe entre la fecha efecto de tu seguro hasta el periodo en el que puedes comenzar a utilizar el servicio contratado con esta cláusula. 

Para entender un poco mejor esta cláusula, es necesario imaginarnos  un seguro de salud que cuenta con un periodo de carencia de 6 meses para pruebas de diagnóstico. Sin embargo, nos preguntamos qué significa un periodo de carencia de 6 meses para las pruebas de diagnóstico.

La respuesta es que tu seguro no podrá realizarte pruebas de diagnóstico hasta pasados los 6 meses desde la fecha de inicio de tu seguro.

Muchos usuarios se preguntan porque existen este tipo de cláusulas dentro de una póliza, sin embargo, el motivo principal por el cual las compañías de seguro suelen colocar los períodos de carencia es porque necesitan asegurarse que no estás contratandolos para tratarse una preexistencia.

Por lo general para que te eliminen las carencias, el usuario debe proceder de un seguro anterior con coberturas y condiciones similares al que quieres contratar y con una antigüedad mínima a 12 meses. Adicionalmente, el usuario debe pasar por un cuestionario de salud en donde demostrará que no cuenta con ninguna patología previa. En el caso de que el usuario, cuente con alguna patología previa, la empresa aseguradora solicitará informes médicos para que pueda ser valorado internamente.

En el caso de que la valoración sea favorable, la compañía aseguradora puede eliminarte todas las carencias o decirte hasta donde pueden ser eliminadas. En caso contrario,  pueden denegar el alta en el seguro.

El periodo de carencia es el tiempo que existe entre la fecha efecto de tu seguro hasta el periodo en el que puedes comenzar a utilizar el servicio contratado con esta cláusula. 

Las preexistencias son aquellas secuelas, patologías o lesiones que tiene un usuario antes de contratar un seguro médico. 

Para valorar y analizar el riesgo que a la aseguradora le supondrá asegurar a un nuevo usuario, solicitará que rellenes un cuestionario médico en donde preguntarán si te han diagnosticado alguna enfermedad o si tienes pendiente realizarte alguna prueba.

La información rellenada es revisada por el equipo médico, quienes podrán dar 3 tipos de valoraciones:

  • Usuario asegurado sin ninguna limitación
  • Usuario asegurado con una cláusula limitativa (exclusión)
  • Usuario denegado

 

En el caso que no declares ninguna preexistencia al momento de rellenar el cuestionario médicos, pueden suceder dos cosas:

  • La empresa aseguradora puede generar una cláusula limitativa que significa que no podrás hacer uso del seguro médico para hacerte tratamiento ni seguimiento relacionado con la preexistencia no declarada.
  • Anulación del seguro médico y en el peor de los casos, la empresa aseguradora puede reclamarte el coste de la asistencia sanitaria realizada.

La desgravación del seguro médico permite ahorrar en la declaración de la renta. A continuación, te presentamos los diferentes casos en donde se puede ver el ahorro fiscal:

  • Autónomos: En el caso de los trabajadores autónomos, el seguro de salud es un gasto deducible, el cual reducirá la base imponible. Por ejemplo, si un trabajador autónomo ha percibido 20.000 en su actividad económica y ha contratado un seguro médico para su cónyuge e hijos, podrá deducir 2000 euros de su base imponible. Por lo tanto, el tipo de impuesto que se le aplicaría sería el que corresponde al rango salarial de 18.000 euros en lugar de 20.000
  • Pymes y Empresas: Si eres una pyme o empresa sujeta al impuesto de sociedades, podrás deducirte el 100% del gasto realizado por la empresa en los seguros médicos de sus empleados.
  • Empleados: Si tú eres empleado de una empresa y recibes el seguro médico como parte de su retribución; estarás exento de tributación siempre y cuando las primas tanto del empleado como la de sus familiares, no excedan los 500 euros por persona. En el caso de que la prima del seguro sea mayor a 500 euros, los primeros 500 euros estarían exentos de tributación y el resto tributaria en especies.

 

Es importante recalcar que la regulación fiscal puede variar en alguna comunidad autónoma. Por ello, te recomendamos que consultes esta información con tu asesor o directamente con la agencia tributaria.

El plan de retribución flexible o salario en especie es conocido como la oferta de un servicio que ofrece la empresa a sus trabajadores de manera gratuita o a un coste inferior al precio de mercado.

Muchas empresas ofrecen mejores condiciones y retribución a sus empleados sin la necesidad de incurrir en aumentos salariales ya que habitualmente, el empleado es quien asume el coste de esta retribución dentro de su sueldo; obteniendo de esta manera reducciones fiscales. De esta manera, el empleado verá el incremento de su sueldo sin la necesidad de que a la empresa le suponga un gasto adicional. 

Es importante saber diferenciar entre retribución flexible o en especie y beneficios ; ya que la mayoría de personas suele confundirlos. Para ser concretos, la retribución en especie ayuda al empleado a través de su salario mientras que los beneficios se encuentran más relacionados con la política de recursos humanos de una empresa.

Los productos ofrecidos en el modelo de retribución flexible son:

  • Vales de comida, exentos de impuestos hasta 9 euros por día y trabajador
  • Cheques de guardería, sin límite de exención de impuestos, para hijos de hasta 3 años.
  • Tarjeta de transporte
  • Seguro de Salud, exento hasta 500 euros por persona y año para el empleado, cónyuge e hijos.
  • Formación externa, que tampoco tributa, siempre que sea formación relevante para el puesto o carrera del beneficiario.
  • Plan de pensiones privado, en el cual se difiere la tributación al momento de jubilación.
  • Renting de vehículos.
  • Seguro de vida

 

Finalmente, la empresa debe tener claro que un empleado sólo puede recibir hasta un 30% del total de su salario bruto mediante retribución flexible.

Normalmente, cuando un usuario contrata un seguro médico,  se le proporciona un documento en donde se detalla el cuadro médico. El cuadro médico mostrará los centros, especialidades y especialistas pertenecientes a la compañía aseguradora. El paciente deberá ceñirse a ese listado, sin tener la posibilidad de optar por otro médico u hospital, a menos que decida hacerlo de forma privada asumiendo todos los gastos.

Si bien es cierto, las opciones dentro de los cuadros médicos suelen ser bastante amplios, es importante comentar de que muchas veces existen usuarios que desean atenderse con algún especialista que no se encuentra dentro del cuadro médico. En este caso, ¿qué es lo que se le recomienda al usuario?

Para este tipo de usuarios, lo que se les recomienda es la opción de adquirir un seguro de salud con reembolso. Esta es una modalidad por la cual el asegurado opta por un médico no perteneciente al cuadro médico de la compañía y tiene la posibilidad de abonar el precio de la consulta para que posteriormente, la compañía le reembolse dicho importe. De esta manera, el usuario queda cubierto y satisfecho ya que ha optado por el médico de su elección. Los reembolsos por consulta suele ser entre un 100%-80% del coste total, sin embargo, esto dependerá del acuerdo pactado entre el usuario y la compañía aseguradora.

El seguro médico de reembolso no sólo cubre las consultas. Existen aseguradoras que incluyen dentro de la cobertura pruebas ,hospitales y hasta asistencia sanitaria en el extranjero.

Descarga nuestra app

Recupera el control de tu salud estés dónde estés.