¿Cómo afecta el estrés a la salud de las mujeres?

 

Preocupados por el bienestar de nuestras usuarias, en ELMA hemos ahondado en el estrés, en cómo afecta este a la salud de la mujer, y en qué se diferencia y por qué del estrés que padecen los hombres porque, aunque no entiende de géneros, el estrés se afronta de distinta manera y sus síntomas varían entre ambos sexos.

 

Estrés para todos

 

Hoy en día rara es la persona, mujer u hombre, que no se ha quejado alguna vez de “estar estresada”. Nuestra frenética vida, auspiciada por la tecnología, nos permite una conexión a la red las 24 horas, estar acostumbrados a la inmediatez, exprimir el factor tiempo… y como la Real Academia de la Lengua lo define, el estrés es la “tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”, un agobio que ese modo de vida alimenta. 

 

El estrés es la “tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”.

 

Como decimos, sufrir estrés es algo generalizado, como señala el estudio realizado por la Universidad de Cambridge , 4 de cada 100 personas tiene algún tipo de estrés. Lo que hay que tener en cuenta es que el estrés no aqueja de igual forma a mujeres y hombres. Existen diferencias notables en la respuesta emocional, los síntomas o el efecto hormonal, entre otros factores, muy relacionados con la salud de la mujer y su estado. Todo el mundo puede padecerlo, pero según nuestro género parece que lo percibimos de modo distinto. 

 

“Estrés femenino”

 

Para empezar, mujeres y hombres tenemos una fisiología diferente, y no solo eso, normalmente la carga de trabajo, dentro y fuera de casa, sigue siendo “una mochila” más cargada para ellas que ven como su salud se ve afectada, entre otras cosas, por el estrés. Otro factor determinante exclusivo del género femenino es la hormona del cortisol, que se libera en situaciones de estrés y a la que las mujeres son más sensibles.

Como se desprende del estudio de la American Psichological Association (APA), aun dándose porcentualmente niveles de estrés similares, la mujer se distingue en que a la hora de enfrentarse al estrés suele percibir su estado antes que el hombre, siendo más proclive a buscar apoyos y ayuda para superarlo.

 

La mujer suele percibir su estado de estrés antes que
el hombre.

 

Además, como ya apuntábamos, no debemos olvidar diversos factores de su vida cotidiana que interfieren en su estado de ánimo y su salud, pudiendo ser desencadenantes de situaciones de estrés y que, aún habiendo avanzado mucho en lo que a igualdad de género se refiere y pueden concernir también al hombre, entorpecen la vida de muchas mujeres y pueden ser causantes de estrés:

  • Conciliar vida laboral y familiar 
  • Ser cuidadora de personas dependientes en su entorno familiar
  • La menopausia
  • Problemas de pareja, separaciones o divorcios

 

Síntomas en la mujer

 

Los síntomas característicos de las mujeres que padecen estrés (The Office on Women’s Health (OWH) abarcan distintos aspectos físicos y cognitivos de su salud:

  • Dolores de cabeza, pecho, espalda y cuello (la tensión muscular que genera el estrés puede derivar en migrañas y las denominadas cefaleas tensionales, habituales en la mujer)
  • Cuadros depresivos y/o de ansiedad 
  • Fatiga crónica
  • Anorexia o bulimia
  • Ansiedad
  • Mayor riesgo de patologías cardíacas y accidentes cardiovasculares
  • Problemas digestivos y estomacales (úlceras, intestino irritable, distensión estomacal, diarrea…)
  • Aumento de peso (debido al aumento de la hormona cortisol, típico en mujeres)
  • Irregularidades en el ciclo menstrual 
  • Menos deseo sexual
  • Problemas de fertilidad (dificultad para quedar embarazadas)
  • Caída del cabello
  • Micciones frecuentes

 

Afrontar el estrés

 

Cuando los síntomas de estrés se “cronifican” y no son puntuales o fruto de una situación pasajera, es preciso acudir al especialista y en ello ELMA puede ayudar a dirimir qué hacer y cómo proceder. Y para que sirva de apoyo, nos permitimos dar unos consejos básicos para que las mujeres afronten el estrés de la mejor manera:

  • En primer lugar, es necesario identificar cuál es la causa de ese estrés e intentar solventar el problema recurriendo al apoyo de las personas del entorno más próximo (familia y amigos), y en segundo lugar, contar con la ayuda de ELMA y sus profesionales de salud que van a guiar a la afectada/paciente a afrontarlo.
  • Hacer lo posible por poder disfrutar de tiempo de calidad para sí mismas. Esa “mochila” cargada de la que hablábamos es preciso colgarla aunque solo sea una hora al día para disfrutar de un tiempo privado en el que relajar cuerpo y mente y desconectar leyendo, paseando, sintiéndose bien haciendo lo que más le apetezca. 
  • Tener claro que somos importantes, que hay que cuidar de nuestra salud mental y física y emplearnos a fondo en ello, localizando las situaciones que pueden provocarnos estrés para afrontarlas de la mejor forma posible o, incluso, eliminarlas.
  • Practicar ejercicio físico y/o el Mindfulness, lo primero es clave, no solo para la salud de la mujer desde el punto de vista físico, sino para mantener un equilibrio de cuerpo y mente, algo que se ve reforzado con lo segundo.

 

Estrés versus bienestar

 

El bienestar es crucial para la salud de las mujeres. Sabiendo ya la importancia de reconocer las situaciones de estrés y abordarlas, las mujeres deben estar atentas a su sintomatología y percatarse de cuándo están padeciendo una situación estresante, estableciendo los cambios que sean precisos para afrontarla o prevenirla y, sobre todo, contando con ELMA y la ayuda profesional que proporciona para superarlo.