Dolor de dientes en bebés: causas y remedios para aliviarlo

 

Normalmente llamado como “dolor de dientes”, en realidad se trata de un dolor de encías debido al proceso de la dentición, en el que los dientes de leche del bebé se desarrollan y
aparecen por primera vez.

La aparición dental viene acompañada de algunas molestias que provocan la inflamación de las encías, causando molestias, mayores o menores, según el/la niño/a. Hay bebés que apenas se inmutan y otros que sí padecen incomodidades y dolor.

El primer diente

Aunque muchos padres creen que, en torno a los tres meses, cuando el bebé comienza a babear y a chupar su puño, le están comenzando a salir los dientes, la pediatría asegura que ese comportamiento se debe más a la necesidad de estímulo y comienzo del conocimiento de su cuerpo que a la dentición.

Lo normal es que el primer diente de tu bebé aparezca alrededor de los seis meses -entre los cinco y los ocho-, aunque hay que tener en cuenta que es solo un promedio porque, en algunos casos, el/la niño/a puede haber nacido ya con uno o que ese primero se haya demorado en surgir, incluso hasta pasados los doce meses.

 

Escala temporal y síntomas

Habitualmente, los incisivos centrales inferiores o dientes frontales inferiores son los “pioneros” en brotar,  seguidos de los incisivos centrales superiores o frontales superiores. Más tarde, le siguen el resto de incisivos, luego los molares superiores e inferiores, los caninos o colmillos y, finalmente, los molares laterales, primero los inferiores y después los superiores. 

A los tres años, lo normal es que tu hijo/hija ya cuente con las veinte piezas que completan su primera dentadura a base de dientes de leche.

 

Sintomatología, ¡le están saliendo los dientes!

Si quieres saber en qué momento empiezan a salirle los dientes de leche a tu bebé tienes que estar pendiente de una serie de signos y síntomas que caracterizan su aparición:

  • Masticación de objetos o morder su propia mano
  • Irritabilidad
  • Babeo
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Rechazo a la comida
  • Inflamación de encías

 

Hay que tener presente que la salida de los dientes suele coincidir con el momento en que los bebés dejan de presentar la protección inmunitaria que les había proporcionado la madre. Es entonces cuando comienzan a enfrentarse solos al hábitat que los rodea creando y fortaleciendo su sistema inmunitario, por lo que es normal que en esta época enfermen. 

Esta situación puede hacer que los padres como tú, primerizos o no, puedan confundir los síntomas de la dentición con los de cualquier otra enfermedad que esté padeciendo su hijo/a por lo que es crucial saber que esto ocurre para tenerlo muy en cuenta. 

Por otro lado, cabe destacar que a pesar de lo que siempre se ha dicho popularmente, la dentición no causa ni diarrea ni fiebre, aunque sí puede darse un ligero aumento de la temperatura no más allá de lo que se considera como febrícula. Si observas que tu bebé alcanza los 38ºC o presenta diarrea lo adecuado es acudir al médico para valorar otra causa.

 

Trucos para aliviar el dolor de encías

La inflamación de las encías es, sin lugar a dudas, el signo más característico de la aparición de los primeros dientes. Para aliviar la sensibilidad y el dolor que produce existen un par de trucos que es interesante conocer: 

  • Proporcionarle un objeto frío que pueda morder. Hay una extensa oferta de mordedores para bebés, firmes y de goma, en el mercado. Lo importante a la hora de adquirirlos es que no puedan partirse ni contengan líquido para evitar el riesgo de atragantamiento y/o asfixia.
  • Masajear la encía de tu bebé directamente con tu dedo limpio o hacerlo pero tapándolo con un trapo de tela -también siempre limpio- previamente enfriado en el frigorífico. Es desaconsejable utilizar hielo u objetos congelados porque pueden abrasar y herir las encías empeorando la situación. 

Tampoco se deben usar las llamadas “galletas de dentición” o “collares de ámbar” ya que pueden obstruir sus vías respiratorias. Además, en el caso de las galletas o tabletas, es usual que contengan ingredientes poco recomendados para bebés como el azúcar o la sal

¿Es recomendable administrar medicación?

En cuanto a la administración de medicación para el alivio de la dentición, solo en los casos extremos en los que observemos que nuestro bebé está sufriendo en exceso y está muy irritable podría utilizarse pero siempre tras consultar al pediatra. El especialista es el encargado de decidir, según su peso, edad y características individuales, si el/la niño/a necesita algún tratamiento medicinal y cuál es. 

Nos importa mucho tu salud y la de tu familia. En ELMA estamos para ayudarte, informarte y acompañarte cuando lo necesites. Estamos a tu disposición las 24 horas del día. ¡No lo olvides!