Tos en bebés: tipos, causas y remedios para evitarla

 

El hecho de que tu bebé tosa puede ser motivo de ansiedad para ti ya que a veces es difícil de controlar, afecta al sueño -tanto del afectado/a como de sus progenitores-, y repercute en la alimentación del niño/a y en las actividades en general de hijos/as y padres.

La tos es un síntoma habitual en bebés y niños/as, pero normalmente no es algo preocupante dado que toser no es más que un mecanismo de defensa del aparato respiratorio para eliminar secreciones o sustancias irritantes y mantener limpias las vías aéreas.

Tipos de tos

Se pueden dar diferentes tipologías de tos dependiendo de cuál es la zona de las vías aéreas afectada y del tiempo de evolución del cuadro clínico que presenta el niño/a. 

  • Cuando es seca se trata de la típica tos en bebés que supone una inflamación de las vías aéreas altas (habitual en los inicios de los resfriados) que es bastante molesta e irritativa. Esta tos no mueve secreciones y también se presenta si el niño/a se atraganta con algún objeto (sobre todo, al observar que el/la pequeño/a estaba perfectamente bien y de repente comienza con una tos repentina).
  • La tos blanda o la clásica tos con flema de los bebés dura entre dos/tres semanas y es la que aparece a los pocos días de iniciarse un resfriado. Es la denominada “tos productiva” que es más efectiva porque ayuda a movilizar secreciones y no se asocia con dificultad respiratoria, pudiéndose considerar como “buena” ya que ayuda a la curación. 

 

En este sentido, hay que saber que la flema puede seguir dos caminos, o es digerida por el/la niño/a (como consecuencia, las deposiciones pueden ser más bandas) o, por estímulo reflejo, ser vomitada (la típica situación en la que se presenta un ataque de tos y se acaba vomitando flema). 

  • La tos “perruna” o “metálica”, así llamada por el sonido que produce, a veces viene acompañada de ronquera o afonía y se produce por la inflamación de la laringe (órgano que se encarga de transportar el oxígeno a las vías aéreas bajas y que está muy en contacto con las cuerdas vocales, de ahí la afonía y el sonido metálico).

 

Sibilancias

Es importante saber cuando puede haber una afectación de las vías aéreas bajas. Se manifiesta con un silbido o pitido, efecto que se denomina como sibilancias. Es característico en algunas de las enfermedades que presentan los bebés más pequeños como la bronquiolitis, y en el caso de los/las niños/as más mayores, como el asma. 

También pueden indicar la presencia de algún cuerpo extraño pequeño en las vías aéreas bajas, una situación peligrosa que, como el asma o la bronquiolitis, dificultan la respiración y deben ser objeto de una consulta médica con el especialista de forma urgente. 

Otro aspecto crucial para establecer el cuadro clínico de un/una niño/a con tos es tener en cuenta cuál es el momento del día en el que aparece. Un acceso de tos que surge con el ejercicio o una tos frecuentemente nocturna en un bebé o niño/a podría ser la manifestación de una hiperreactividad bronquial o un asma.

 

Remedios para sentirse mejor con tos

Es importante entender que para la pediatría la tos es un síntoma y como tal, tratar el síntoma no tratará la causa que lo produce. Por eso es crucial determinar qué es lo que provoca la tos y actuar en consecuencia. 

En muchas ocasiones las causas que la motivan son infecciones virales sin complicaciones que, normalmente, irán cediendo aunque la tos puede durar hasta una cuantas semanas después. En el caso de los bebés, no es recomendable aplicar ningún remedio ya que no se ha demostrado su eficacia y además pueden desencadenar efectos adversos.

Sin embargo, hay algunas medidas que pueden ayudar a tu bebé a sentirse mejor:

  • Hacerle lavados nasales con suero fisiológico.
  • Poner humidificadores de vapor frío si el aire ambiental en las habitaciones de casa es muy seco.
  • Darle bebidas frescas y dulces que pueden calmar la tos y ayudar a su hidratación (evitar gaseosas o zumo de naranja porque, al contrario, pueden aumentar la irritación).
  • En los niños mayores de un año puede ser beneficioso que tomen miel, eso sí, nunca se debe mojar el chupete y debe cuidarse la higiene dental.

 

Consultar al pediatra si…

La tos es un síntoma benigno, pero algunas veces puede complicarse o ser el indicador de algún problema de salud subyacente. Por eso es fundamental consultar al especialista si observas que tu hijo/a acompaña la tos con otras sintomatologías:

  • Tos con dificultad para respirar.
  • Tos en accesos y cambios de coloración del niño/a.
  • Sospecha de aspiración de cuerpo extraño.
  • Tos y fiebre muy alta.
  • Tos durante más de tres semanas.
  • Tos y ruidos en el pecho como silbidos o ruido al respirar.

 

La salud nos importa. ELMA siempre está ahí para ayudarte, para informarte, para  asesorarte y resolver tus dudas respecto a tu salud y a la de tu familia. Sin esperas, de forma cómoda y cuando lo necesites, durante las 24 horas del día estamos a tu disposición.