Bienvenida primavera; ¡hola alergias!

Casi 14 millones de españoles padecen algún tipo de alergia, lo que supone cerca del 30% de la población. Esta cifra pone en valor la necesidad de detectar y controlar la alergia desde un punto de vista de prevención. En primavera, son 8 millones los que sufren alergia primaveral. ¿El principal causante? El polen. 

Con la llegada de la primavera aparecen, también, los primeros síntomas de las alergias; estornudos, picor de ojos, congestión, fatiga… Y es que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las alergias están entre las 6 patologías más comunes. Se calcula que casi 14 millones de españoles padecen algún tipo de alergia, lo que supone cerca del 30% de la población.

Las enfermedades alérgicas están creciendo de forma exponencial. Tal y como indica la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) se prevé que en 2025 el 50% de los ciudadanos tenga alergia, esto es debido al elevado componente genético.  Además, según refleja el Centro Europeo de la Fundación para la Investigación de las Alergias (ECARF), el 60% de las enfermedades alérgicas afectan a las vías respiratorias, así, alrededor de 6 millones de españoles padecen rinitis alérgica y casi 3 millones tienen asma. 

Se prevé que en 2025 el 50% de los ciudadanos tenga alergia debido al elevado componente genético.

Alergia, alérgenos y vías de exposición

 

La alergia es un tipo de respuesta inmunológica o defensiva de nuestro cuerpo frente a sustancias que, normalmente, no inducen reacciones a la mayoría de las personas. Las características del alérgeno, el tiempo y la vía de exposición determinan la respuesta clínica de nuestro organismo. Así, en función de la vía de exposición se pueden clasificar los alérgenos en tres categorías:

Alérgenos por vía inhalatoria (inhalantes)

Son aquellos que producen enfermedades por inhalación y contactos con las vías respiratorias (asma, rinitis) y/o afección ocular (conjuntivitis). Dentro de esta categoría se distinguen los típicos de interior (ácaros, pelos, escamas, saliva, orina o heces de animales, hongos, ocupacionales (harinas, maderas, enzimas, látex) o los asociados a espacios exteriores cómo son el polen y los hongos. En estos casos, las mascarillas FPP2 pueden ser un gran aliado ya que reducen hasta un 80% las partículas de pólenes y polvo al inhalar. 

Alérgenos por ingestión o inoculación

El contacto con el alérgeno, por ambas vías de exposición, da lugar a reacciones alérgicas habitualmente agudas con distintas manifestaciones clínicas (urticaria y/o angioedema, asma bronquial, rinoconjuntivitis y/o anafilaxia). Dentro de los alérgenos por ingestión destacan; alimentos y aditivos alimentarios (huevo, leche, pescados, mariscos, frutas y frutos secos), parásitos (Anisakis) y medicamentos. Respecto a los alérgenos cuya vía de entrada en la inoculación, los mas comunes son; medicamentos y venenos de insectos.   

Alérgenos por contacto (contactantes)

Afectan a más del 10% de la población y son más frecuentes en mujeres. El contacto de determinados agentes con la piel puede provocar una reacción local (urticaria de contacto), asma y/o anafilaxia. Esto ocurre con el látex pero también con alimentos (frutas, mariscos, pescados) o ciertos alérgenos inhalantes como la caspa de los animales. Existe también otro tipo de respuesta no inmediata denominada dermatitis de contacto. Los causantes más comunes son los metales, medicamentos y distintos agentes químicos.

¿Sabes cuál es el top 5 de las alergias más comunes?

 

1. Alergia al polen: Es la alergia más común, especialmente durante la primavera. Suele estar causada por el platanero, el olivo, las gramíneas y el ciprés. La mayoría de las reacciones alérgicas al polen presentan los siguientes síntomas, típicos de una rinitis alérgica; estornudos, picor en la nariz y paladar, congestión y moqueo nasal, enrojecimiento e irritación de ojos, etc.

2. Alergia a los ácaros: se trata de unos pequeños organismos presentes en el polvo y los lugares húmedos. Para prevenirla se recomienda reducir la cantidad de polvo en el hogar y evitar el uso de alfombras, peluches y otros elementos decorativos que suelen acumular polvo. Los síntomas de esta alergia son también los de una rinitis alérgica, aunque algunas personas pueden presentar asma.

3. Alergia a los alimentos: Suelen ocurrir poco después de haber ingerido un producto concreto. Existen más de 160 alimentos alergénicos, según la Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor (FALCPA), los más comunes son: proteína de leche, huevo, pescado y mariscos, maní/cacahuete, trigo y soja. En este caso, los síntomas que desencadenan pueden variar; reacción cutánea (urticaria, enrojecimiento de la piel), mareo, vómitos o diarrea, sensación de hormigueo, inflamación en la garganta, presión en el pecho o pérdida de conciencia, entre otros.

4. Alergia a la caspa de los animales: Se recomienda evitar el contacto con estos animales, habitualmente se asocia a perros y gatos. Los síntomas de esta alergia son también los de una rinitis alérgica (estornudos, congestión y moqueo nasal, irritación de ojos…).

5. Alergia a las picaduras de insectos: La puede causar cualquier insecto, aunque la más común es la alergia a las picaduras de abeja. Los síntomas que puede desarrollar esta reacción alérgica es urticaria, presión en el pecho, tos, dificultad para respirar… Incluso podría derivar en un choque anafiláctico. 

Existen mas de 160 alimentos alergénicos según la Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor (FALCPA).

Alergia primaveral; principales síntomas

 

Actualmente hay mas de 8 millones de personas en España que tienen alergia primaveral (SEIAC), siete millones de los cuales son alérgicos a gramíneas seguido, en orden decreciente por alergia al olivo, arizónica, plátano de sombra, salsola y parietaria. Un porcentaje que va en aumento debido a las condiciones climáticas registradas durante el año. Y es que, la Agencia Estatal de Meteorología prevé una primavera más cálida y unos niveles de polen elevados debido a las condiciones ambientales de este invierno.

El principal causante de la alergia primaveral es el polen, un alérgeno que se transporta por el aire y, por eso, afecta a las vías respiratorias. La estación con mayor concentración de polen es en primavera, siendo el mes de mayo el de mayor afectación. Es posible confundir la alergia primaveral con un resfriado común e incluso con Covid-19 ya que presentan clínicas parecidas. Por ello, es importante prestar atención a los siguientes síntomas: 

 

Rinitis alérgica: Produce una inflamación en la mucosa nasal que se traduce en mucosidad, congestión, estornudos y picor nasal.

Conjuntivitis: Los alérgenos respiratorios también afectan a los ojos provocando conjuntivitis, enrojecimiento, lagrimeo o escozor. 

Asma: Es una reacción inflamatoria que se produce en los bronquios dificultando el paso del aire, esto puede provocar a su vez sibilancias o sensación de presión en el tórax. 

Reacción cutánea: La alergia primaveral también puede manifestarse en forma de eccema, causado por el contacto directo del alérgeno. Se localiza en una área concreta de la piel y se evidencia un enrojecimiento acompañado de picor.  

 

En cualquier caso, si presentas alguna sintomatología y dudas sobre si es un simple resfriado o una reacción alérgica, lo más indicado es consultar con un profesional médico del Servicio de Atención Médica Digital de Elma, que pueda identificar las causas y, en caso de ser necesario, realizar las pruebas para diagnosticar la alergia.  

Pruebas diagnósticas y tratamientos más comunes

 

Existen dos pruebas básicas para la detección de las alergias; una analítica de sangre y el prick-test. 

  • Prueba cutánea (prick-test): Consiste en exponer la piel a pequeñas cantidades de proteínas de los potenciales alérgenos. Se realiza en el antebrazo y, si eres alérgico,  es posible que la piel reaccione a los alérgenos con un pequeño bulto (urticaria) en el lugar donde se ha realizado la prueba.
  • Analítica de sangre: Consiste en realizar una análisis de sangre de inmunoglobulina E, conocida como “prueba de radioalergoadsorción” o “ImmunoCAP”. Esta analítica mide la cantidad de anticuerpos de inmunoglobulina E que causan alergia en el torrente sanguíneo.

 

Respecto a los tratamientos para reducir los síntomas de reacciones alérgicas, los más comunes son: 

  • Medicamentos Según el tipo de alergia, el médico podrá indicar medicamentos sintomáticos, de venta libre o con receta, para aliviar los síntomas. Los mas utilizados en estos casos son los antihistamínicos, corticoides, broncodilatadores, teofilinas, etc. 
  • Vacunas para la alergia (inmunoterapia): Consiste en una serie de inyecciones de extractos de alérgenos purificados, administrados durante un periodo determinado. La inmunoterapia se suele utilizar para tratar las alergias causadas por sensibilización al polen, los ácaros de polvo, el pelo de animales, ciertos hongos y al veneno de abeja y avispa. En este tratamiento, además de aliviar los síntomas, se modifica la evolución de la enfermedad. 
  • Epinefrina: Si la reacción alérgica puede resultar de gravedad para tu salud, es probable que el especialista te recomiende llevar siempre contigo una inyección de epinefrina para reducir los síntomas en caso de necesidad. 

¿Qué medidas preventivas debo seguir?

 

Existen diversas medidas de prevención que pueden ser útiles para ayudarnos a reducir las molestias de la alergia primaveral. Algunas de ellas son: 

  • Evita los espacios que concentren más cantidad de polen. Existen diversas aplicaciones para consultar la cantidad de polen de ciertas zonas de la ciudad para poder escoger otro camino.
  • Las mayores concentraciones de polen se producen a primera hora de la mañana (de 6h a 10h) y última de la tarde (de 19h a 22h), así que es recomendable evitar pasear o realizar actividad física exterior en esas franjas horarias. 
  • Utiliza gafas de sol para proteger los ojos.
  • Al llegar a casa, es importante ducharse y cambiarse de ropa para eliminar cualquier resto de polen que haya quedado adherido en los tejidos. 
  • Si es posible, evita salir a la calle los días de viento

Infografía elma alergias.

 

Ver la infografía

Copia el siguiente código para compartir nuestra infografía en tu web:

<img style="width: 100%;" src="https://elma.care/app/uploads/2021/03/elma-infografia-alergias.png" alt="Elma infografía alergias" />