Claves para evitar la caída del cabello

Habitualmente se asocia la caída del cabello y alopecia a los hombres y no a la salud de la mujer, ya que ésta se vincula a causas estacionales. Sin embargo, existen diversas causas que provocan la pérdida de pelo en mujeres de manera prolongada y que pueden evitarse fácilmente.

Causas de la caída del cabello 

 

Algunas de las causas más comunes de la caída del cabello en mujeres y sus posibles soluciones son:

 

Efluvio telógeno (por estrés emocional o físico)

Normalmente, el estrés afecta, entre otros, a la piel y al cabello. Se trata de una caída de pelo reversible y, en este caso, es el paso del tiempo el que mejora el estado de nuestro pelo para volver a lucirlo como antes. Si el estrés emocional persiste, sería recomendable recibir psicoterapia para aprender a gestionarlo.

 

Pérdida brusca de peso

Perder peso en exceso o de manera brusca y repentina puede ocasionar estrés físico en el organismo, con la consecuente caída de cabello. Trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia repercuten directamente en la salud del pelo a causa de la disminución o ausencia de nutrientes necesarios.

 

Exceso de vitamina A

La vitamina A se encuentra, principalmente, en los lácteos, en carnes como la ternera, pavo, el pollo o el pescado, en vegetales como el brócoli, el boniato, la zanahoria o las espinacas, y en algunas frutas como el mango, el melón o los albaricoques. Un consumo desmedido de esta vitamina puede ocasionar la caída del cabello.

 

Carencia de vitaminas del grupo B

Este grupo de vitaminas (tiamina, ácido pantoténico, niacina, riboflavina, vitamina B6, vitamina B12 y ácido fólico) está directamente relacionado con la fortaleza del cabello. La Biotina (vitamina B8) es necesaria para la producción de queratina y la falta de ésta, además de intervenir en la caída del cabello, lo hace también disminuyendo su brillo.

Asimismo, la deficiencia de vitamina B12 también puede provocar una caída desmesurada de pelo, así como sequedad. Podemos encontrar este grupo de vitaminas en las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos, los huevos, los lácteos o en la carne.

 

Deficiencia de proteína

 Los folículos del pelo que intervienen en el ciclo de crecimiento del cabello se componen, en parte, por proteínas como la queratina. En este sentido, si existe una disminución del consumo de proteínas esto afectará directamente a la producción de cabello, debilitando o provocando su caída. Las proteínas pueden encontrarse en las legumbres, los huevos, la carne o el pescado.

 

Anemia

La anemia ferropénica o por deficiencia de hierro es una de las principales causas de la caída del cabello. La hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno a los folículos pilosos, y si existe una deficiencia de ésta, el pelo dejará de recibir los nutrientes necesarios. Hay alimentos ricos en hierro como; berberechos, almejas, la soja, el germen de trigo, los mejillones, las alubias blancas, los garbanzos, la carne, los guisantes, los champiñones, la quinoa, las espinacas, la calabaza y el pescado.

Es importante tener en cuenta que existe dos tipos de hierro, el hemo de origen animal (carne, pescado, marisco) que se absorbe fácilmente, y el hierro no hemo (yema de huevo, legumbres, cereales integrales, frutos secos, verduras) que no se absorbe tan fácilmente y para incrementar su absorción se recomienda combinarlo con vitamina C o vitamina A (tomate, brócoli, pimiento, perejil, zanahoria, boniato, etc), con fructosa de las frutas o añadiendo un poco de hierro del tipo hemo. No obstante, mediante una analítica podrán valorarse los niveles de hierro y las posibles causas de la anemia, con el fin de proporcionar el tratamiento más adecuado.

 

Alteraciones tiroideas

La glándula tiroides regula los ciclos capilares, estimula los folículos pilosos y equilibra las glándulas sebáceas, entre otras funciones. Así, una deficiencia de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) provoca una caída crónica del cabello, y un aspecto más áspero, apagado y seco.

Por otro lado, un exceso de hormonas tiroideas (hipertiroides) también causa la caída del cabello ya que los ciclos capilares son más rápidos, provocando un pelo graso, quebradizo y de queratina más fina. En este caso, se recomienda la realización de una analítica para valorar los niveles de hormonas tiroideas y que el médico pueda administrar el tratamiento correspondiente para regularla.

 

Postparto y causas hormonales

Tras el nacimiento de un bebé es normal que exista una caída abundante de cabello. Esto se debe, principalmente, a los cambios hormonales que se producen en esta etapa, y que volverán a la normalidad tras unos cuantos meses. Existen otros cambios hormonales repentinos como, por ejemplo, dejar de tomar la píldora anticonceptiva o durante la etapa de la menopausia que pueden causar la caída del cabello y, en estos casos, es recomendable consultar con el ginecólogo para que paute el tratamiento hormonal adecuado.

 

Causas genéticas

Existe la denominada Alopecia androgenética femenina. Aunque se presenta  mayoritariamente en hombres, también pueden sufrirla las mujeres. En la mujer,  este tipo de alopecia suele aparecer con la llegada de la menopausia y se caracteriza por la pérdida de densidad del cabello y  aparición de zonas clareadas, sobretodo en la región superior de la cabeza. A diferencia de los hombres, en las mujeres es más común que el folículo piloso se degrade y no que desaparezca totalmente. La valoración la debe hacer un especialista médico mediante exploración clínica, una tricoscopia digital y una analítica.

Actualmente, no existe un tratamiento curativo sino que va dirigido a frenar la caída del cabello. Los más utilizados son los fármacos antiandrógenos, el minoxidil, el plasma rico en plaquetas y las microinyecciones de dutasterida, además del trasplante capilar. Es el dermatólogo quien debe valorar cuál es el mejor tratamiento para la mujer en particular.

 

Causas inmunológicas

La Alopecia Areata es de origen autoinmune y se caracteriza por la aparición rápida de zonas redondeadas en calvicie, y que pueden terminar progresivamente en una calvicie completa. En este caso, tras el diagnóstico del dermatólogo se aplicará un tratamiento inmunológico (inmunoterapia, corticoides y/o inmunosupresores).

También, existe la Alopecia frontal fibrosante, autoinmune y hormonal, que presenta la caída de pelo de cejas, patillas y frente (alopecia en diadema) y requiere un tratamiento antiandrógeno.

La alopecia androgenética femenina suele aparecer con la llegada de la menopausia y se caracteriza por la pérdida de densidad del cabello y  aparición de zonas clareadas. 

Como hemos analizado existen diversas causas que propician la caída del cabello aunque,  en la mayoría de casos, una correcta alimentación y gestión del estrés es suficiente para controlarla. Sin embargo, existen muchos más tipos de alopecia y el diagnóstico por un dermatólogo o médico especialista en tricología es necesario para conocer la causa y así el tratamiento correcto. El minoxidil, por ejemplo, ampliamente utilizado y de gran utilidad para evitar la progresión de la caída del cabello en alopecias androgénicas, no servirá de nada en una pérdida de cabello con origen autoinmune o por deficiencia de hierro o vitaminas.

Recuerda,  siempre es aconsejable seguir una dieta equilibrada, el consumo de antioxidantes o de suplementos vitamínicos, o hierro en caso de que sea necesario, y existen champús específicos que pueden ayudar a mejorar el aspecto del cabello según sus necesidades.

Existen diversas causas que propician la caída del cabello aunque,  en la mayoría de casos, una correcta alimentación y gestión del estrés es suficiente para controlarla. 

Prevención, la clave de la salud

En Elma creemos que más vale prevenir que curar, por eso te ofrecemos programas personalizados y de prevención para ayudarte a tomar el control de tu salud.

Si sufres la caída del cabello o tienes cualquier consulta relacionada con la salud de la mujer, a través del Servicio de Asistencia Médica Digital de Elma (App Android y IOS), nuestro equipo médico podrá atenderte y resolver tus dudas.

Además, siempre que lo necesites, te recomendarán una visita presencial con alguno de los más de 37.000 especialistas y hospitales de nuestra red.