¿Cómo afecta la Osteoporosis a la salud de la mujer?

Si hablamos de salud de la mujer y de enfermedad, una de las afecciones que no debemos obviar y que, habitualmente, preocupa a las mujeres es la Osteoporosis. Se trata de una enfermedad que suele aparecer, tanto en hombres como en mujeres, a partir de los 70 años. Sin embargo, es más frecuente en mujeres, y es que la Sociedad Española de Reumatología (SER) estima que 1 de cada 4 mujeres postmenopáusicas la padece.

¿Qué es la Osteoporosis?

 

La Osteoporosis es una enfermedad ósea en la que los huesos se vuelven, progresivamente, más débiles, finos y frágiles, aumentan su porosidad y tienden a romperse. Normalmente, el hueso se encuentra en constante renovación celular, de manera que se forma nuevo hueso al mismo tiempo que se está reabsorbiendo el viejo.

Cuando una persona es joven, el proceso de formación de masa ósea es más rápido que el de eliminación del hueso antiguo, alcanzando el nivel máximo de masa ósea entorno a los 30-35 años. Sin embargo, es a partir de esa edad cuando comienza a ralentizarse el proceso de renovación y la consecuente pérdida de tejido óseo.

 

¿Por qué afecta más a las mujeres?

 

La causa principal de que esta enfermedad afecte más a las mujeres es el cambio en las hormonas sexuales que se produce con la llegada de la menopausia. La rápida disminución de estrógenos provoca este deterioro en el hueso. Los hombres, sin embargo, van disminuyendo sus niveles de testosterona progresivamente con el paso de los años.

 

Además, anatómicamente, las mujeres tienden a tener huesos más pequeños y delgados que los hombres, facilitando la rapidez en el proceso de pérdida o deterioro de masa ósea. También debemos tener en cuenta que estadísticamente la esperanza de vida de la mujer es mayor y consecuentemente más mujeres padecen esta enfermedad. 

El proceso de formación de masa ósea alcanza el nivel máximo de masa ósea entorno a los 30-35 años.

Síntomas de la Osteoporosis

 

El síntoma más característico es la fractura ósea, que puede darse de manera espontánea como consecuencia del deterioro óseo, o por una caída o golpe a causa de la fragilidad y disminución de la resistencia del hueso. Sin embargo, este síntoma aparece cuando la osteoporosis ya está avanzada porque en sus inicios suele ser una enfermedad silenciosa.

 

Otros síntomas que también pueden aparecer cuando el deterioro ya ha comenzado son: 

 

  • Pérdida de estatura
  • Dolor de espalda
  • Adoptar una mala postura corporal que tiende a encorvarse.

 

 

 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

 

Como apuntábamos, los factores más notables son la edad y el sexo, sin embargo existen otros factores comunes como: 

    • Antecedentes familiares: Tener un familiar de primer grado, padre, madre o hermano, que haya padecido osteoporosis aumenta el riesgo.
    • Raza: se ha demostrado que los asiáticos y caucásicos muestran mayor riesgo de padecer esta enfermedad.
    • Alimentación incorrecta, sobre todo con déficits de vitamina C y/o D. 
    • Consumo de alcohol y/o tabaco
    • Sedentarismo
    • Haber sufrido fracturas óseas previas
    • Ciertas enfermedades, entre ellas, cáncer, artritis reumatoide o lupus
    • Ciertos medicamentos, entre ellos, los corticoides o los que combaten el reflujo gastroesofágico.

 

 

 

 

Tratamiento y prevención

 

Lo más aconsejable es adoptar, desde joven, unos hábitos de vida saludable que disminuyan el riesgo de padecer osteoporosis, aunque nunca es tarde para comenzar a instaurarlos. En este sentido, se debería incluir una dieta equilibrada, con aportes adecuados, acordes a la edad, de vitamina C y vitamina D.

La vitamina D favorece la absorción de vitamina C y se obtiene, principalmente, con la exposición solar, sin embargo existen suplementos para las personas que no puedan mantener una exposición solar suficiente, ya sea por confinamiento, por localización o por afecciones médicas. También es recomendable la práctica de ejercicio físico ya que es beneficioso para la salud y el fortalecimiento de los huesos. Algunos ejercicios adecuados para la masa ósea serían los ejercicios de equilibrio y fuerza.

 

En cuanto al tratamiento, es recomendable acudir al médico para que realice una confirmación del diagnóstico, mediante la realización de una densitometría ósea. En función de las características específicas e individuales de cada paciente, se adecuará el tratamiento ya que existe una amplia diversidad de métodos orales, intravenosos y, también, subcutáneos.

Prevención, la clave de la salud

En Elma creemos que más vale prevenir que curar, por eso te ofrecemos programas personalizados y de prevención para ayudarte a tomar el control de tu salud.

Si crees que puedes padecer Osteoporosis o tienes cualquier consulta relacionada con la salud de la mujer, a través del Servicio de Asistencia Médica Digital de Elma (App Android y IOS), nuestro equipo médico podrá atenderte y resolver tus dudas.

Además, siempre que lo necesites, te recomendarán una visita presencial con alguno de los más de 37.000 especialistas y hospitales de nuestra red.