Prevención contra el Virus del Papiloma Humano

Para prevenir las infecciones de transmisión sexual, existen diversas medidas recomendadas con el fin de mantener una correcta salud sexual. Entre estas medidas generales se encuentra el evitar conductas sexuales de riesgo como, por ejemplo, cambio frecuente de parejas sexuales y priorizar el uso de métodos anticonceptivos de barrera.

Preguntas frecuentes sobre el VPH y su prevención

 

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente y, dado su posible potencial de causar alteraciones en las células que pueden derivar en cáncer, es importante conocer los síntomas y contagio del VPH, así como los factores de riesgo que favorecen a la infección y su progresión.

 

¿Cuáles son los factores que se deben evitar para disminuir el riesgo de infección por papilomavirus?

Entre los factores que favorecen la infección y su progresión se encuentran; la promiscuidad sexual, el tabaquismo, el uso de anticonceptivos orales, la presencia de otras infecciones de transmisión sexual y las enfermedades del sistema inmune.

 

¿El uso del preservativo es suficiente para evitar la infección?

No, el uso de los condones de látex disminuye el riesgo pero no lo elimina completamente ya que el virus del papiloma humano puede afectar zonas que no se encuentren cubiertas por el condón. Es importante recordar que el VPH puede estar latente durante años, siendo contagioso incluso sin manifestaciones clínicas.

 

¿Existe algún otro método para evitar la infección?

Existen en el mercado vacunas que protegen contra los tipos virales más relevantes de papilomavirus, las cuales inducen la producción de anticuerpos que van a ayudar al sistema inmune a evitar que se produzca la infección y la posterior progresión de la enfermedad.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas?

Generalmente, los efectos secundarios a las vacunas son leves y consisten en un enrojecimiento breve del área donde se ha administrado la inyección. En este sentido,  los beneficios superan a los riesgos de la vacunación.

 

¿A qué edad se recomienda vacunar?

La recomendación actual es ofrecer las vacunas, de forma profiláctica, antes del comienzo de las relaciones sexuales, dando prioridad a las niñas pre-adolescentes y adolescentes. La edad de aplicación es variable, pero podríamos decir que el rango entre los 9-14 años es un período recomendable.

 

¿Es necesario hacer una determinación de VPH antes de vacunar?

No es necesario realizar despistaje de infección activa previo a la vacunación. Se ha de hacer el screening poblacional general.

 

¿La vacuna cura las infecciones activas?

No, la vacuna no es terapéutica, es profiláctica, de ahí la importancia de vacunar a edades tempranas.

Es importante recordar que el VPH puede estar latente durante años, siendo contagioso incluso sin manifestaciones clínicas.

Ya he tenido una infección por VPH, ¿me beneficia la vacuna de alguna forma?

Sí. El hecho de tener una exposición previa a alguno de los tipos virales de VPH no elimina los beneficios de la vacunación, ya que se obtendrá protección de la vacuna frente a lesiones producidas por otros tipos virales.

 

¿Cuál es la diferencia entre las vacunas del VPH?

Las vacunas van a recibir su nombre según el número de tipos virales frente a los cuales induzca a la producción de anticuerpos. Actualmente, existen 3 presentaciones: Nonavalente (protege frente a 9 tipos víricos), Tetravalente (protege contra cuatro tipos de papiloma virus), y Bivalente que protege frente a 2 tipos de papilomavirus.

 

Ya me he vacunado, ¿debo seguir haciendo control ginecológico?

Sí. A pesar de que la vacunación protege frente a los tipos virales con mayor potencial carcinogénico, y a los tipos virales que producen la mayoría de verrugas, no protege frente a toda la familia de los papilomavirus. Por este motivo, se recomienda el control ginecológico periódico para el diagnóstico precoz de lesiones invasivas del cuello uterino.

Conocer las medidas de prevención de las principales infecciones de transmisión sexual constituye una herramienta importante para vivir una sexualidad plena y responsable.

Prevención, la clave de la salud

En Elma creemos que más vale prevenir que curar, por eso te ofrecemos programas personalizados y de prevención para ayudarte a tomar el control de tu salud.

Si crees padecer algún síntoma relacionado con el Virus del Papiloma Humano o tienes cualquier consulta relacionada con la salud de la mujer, a través del Servicio de Asistencia Médica Digital de Elma (App Android y IOS), nuestro equipo médico podrá atenderte y resolver tus dudas.

Además, siempre que lo necesites, te recomendarán una visita presencial con alguno de los más de 37.000 especialistas y hospitales de nuestra red.